sábado, 30 de octubre de 2010

La Saritísima

¡Sara! Creo que no se aprecia, pero las manchas que hay en el mar son ballenas. Yo quería que saliesen bien pero, entre que la foto te la tiene que hacer un desconocido y que les cuesta enfocar, la cosa salió así. Por muy pequeña que seas, te mereces las mismas palabras de cariño que los mayores, y tu foto.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS ENANA!



viernes, 29 de octubre de 2010

Lenguaje Persuasivo

El otro día, un compañero de la residencia tenía un examen de redacción y me preguntó qué diferencia exacta había entre un texto argumentativo, otro informativo y uno persuasivo. Y me pedía ejemplos. A mí no se me ocurrió otra cosa que hacerlo con un partido de fútbol. Ya sabes, valorar al árbitro, ceñirte a los resultados y estadísticas, que se te noten los colores...Pero no debí explicarme tan mal, cuando ayer me comentaba que había aprobado el parcial, discretamente, pero esos también se cuentan.

Qué suerte tiene mi compañero de que yo asistiese un par de días después al Museo de Boca Juniors, y le llevase un claro ejemplo del último de los textos. Cuando entras por la tienda te dan un folleto sobre el equipo de "azul y oro", nada menos que "oro", donde te explican lo que vas a ver: una estupenda visita del Estadio, un espectáculo de luz que te muestra el barrio, sus calles y casas multicolores o el vestuario, "un ámbito único por su intimidad". Persuasivo es poco, pero una no siente estos colores.

Al margen de esto, que a más de uno he hecho enfurecer, yo tenía algo pendiente. Y es que si a mí se me engaña para entrar en la popular, insistiendo en que si no me pongo la camiseta de Boca no salgo viva de allí; yo tengo que volver a demostrar cuáles son mis verdaderos colores. Y una ya, se queda a gusto.


martes, 26 de octubre de 2010

Reivindicación matutina

Una hora sin Internet en clase y una creciente ansiedad: ¿sobreviviré? Es increíble el pánico que te entra cuando ves en la pantalla de tu netbook la palabra "hibernando", ¿¿¡¡qué!!??

Charla de aseguradoras y justo hoy se te rompe el adaptador. No había día más aburrido para que a tí te pase ésto. No, hoy. Genial, una hora escuchando hablar de aseguradoras. Argentinas además, que te digo yo lo que tienen de "seguro".

Seis años de carrera, que me dan vértigo, y en los dos últimos ya no sabes ir a clase sin el apoyo de la Red. Y la cosa es que atiendes, pero necesitas repartir tu energía entre apuntes y correo electrónico. No se en qué momento me hice adicta a esta forma de trabajo, y cómo vivía antes sin ella. Pero la realidad es que el ordenador ha entrado definitivamente en el aula y se queda. No sólo conmigo, sino con la mayoría de mis compañeros. Aquí en Buenos Aires menos, pero en España es habitual, y en Francia si no lo haces así, te miran raro. Te pones a descargar hasta películas, a ver si es posible que dentengan a la facultad por piratería.

No es broma. Creo que son las horas más prodcutivas de la jornada: quieres pillar todo lo que dicen y proyectan en la pizarra, y parece que mañana ya no vas a tener familia y amigos y hay que escribir a todos inmediatamente. Algún día, se te va un dedo sólo.

Asi que me dispongo a realizar mi primera reivindicación de estandarización: enchufes iguales para todos. Ni derechos ni libertades, enchufes. Eso es lo que yo necesito. Lo siento, nací en democracia y con una carta de Derechos Humanos que me permite reivindicar un mínimo de bienestar. Y sin enchufes iguales yo no puedo cargar mi netbook, y veo difícil sobrevivir a esta mañana.

PD: Aún me quedan 45 divertidos minutos de clase.

lunes, 25 de octubre de 2010

Las Violetas

Ante la poca confianza que mi compañero para esta tarde tenía depositada en mí, por eso de conseguir llegar al sitio sin mapa en la mano, me di un homenaje en forma de merienda histórica, al puro estilo Abuelo Andrés: lo dulce nunca es suficiente.

Llegabamos a eso de las 18h, pues yo había leído en varias páginas de Internet que es la mejor hora para dejarse caer por allí. Porque una no "va" a los sitios, "se deja caer". Parejas de señoras que van a lucir el tocado de pelquería que se han puesto para esa semana, y señores que debaten lo bien que va el país con un periódico abierto  en la mano. Pero señores y señoras juntos no. Y parejas más jóvenes, muy modernas ellas, si tenemos en cuenta que el lado de la chica siempre estaba más lleno de comida que el del chico. Claro que, las exquisitas tartas que se pueden degustar, nos quedan mejor a nosotras.

Un menú degustación de $60, con una mezcla de dulce y salado, un zumo de naranja, chocolate con leche para él y café para ella. Esa fue la elección de la tarde. Y gracias que venían muchos sandwichitos, fosforitos y demás productos salados, que había que contrarestar tanto azúcar. Que me he dado cuenta que, mi madre y mi abuelo no, pero yo tengo límites.






sábado, 23 de octubre de 2010

Erea

¡Erea! Me he parado en todo el centro de la famosa Avenida 9 de Julio para desearte un muy feliz cumpleaños, y que sigas cumpliendo muchos más. Una avenida que recorre toda la ciudad y que yo odio tener que cruzar, que tardo una vida en ello.

viernes, 22 de octubre de 2010

María

Desde la Plaza de Dorrego esta mañana, antiguo Hueco bonaerense donde se paraba a descansar, beber y comer o jugar a las cartas, mientras los caballos hacían lo propio. Hoy es un inportante punto turísticos en la ciudad, ya que concentra el famoso mercadillo de antigüedades del barrio de San Telmo. Un muy feliz cumpleaños desde aquí, para desearte lo mejor en todo y recordarte que de ésto es de lo que merece la pena disfrutar.

jueves, 21 de octubre de 2010

La Casa Rosada

Un par de domingos atrás se nos presentaba la oportunidad de visitar la Casa Rosada por dentro. Situada en la Plaza de Mayo, es la sede del Gobierno de la nación. Desde sus balcones, el matrimonio Perón convocaba al pueblo en esas concetraciones multitudinarias que conseguían. Dos veces fueron las que se unieron en su defensa: en 1945, para exigir la libertad de su líder, y diez años después para protegerlo del bombardeo que intentaba un golpe de estado. Parece que de ésto hemos tenido todos.

Sin mucha relevancia en cuanto a arte se refiere, no merece la pena pagar para entrar. Es como Le Panthéon para la tía Mari Tere aquel enero no tan lejano, que venía de visita a París. Si te lo pueden dar gratis, para qué vas a dar más dinero al Gobierno. Pero ese domingo nos dejaban entrar tal cual, y por mucha fiesta de sábado, Klaudia y yo decidimos no perder la oportunidad.

Construída en 1894, adquiere su característico color gracias a una mezcla de cal, sangre y grasas animales, debido a un intento de diferenciarse de la Casa Blanca americana. Con lo fácil que es plantar una Moncloa de ladrillo y punto. Aunque algunos aseguran que es un símbolo de conciliación entre los dos partidos opuestos entre sí, rojo y blanco. Visto lo visto, me creo más lo primero.

Está rodeada de una verja gris horrible, que impide una buena foto desde la plaza o cualquier punto. Ahora, la bandera en la entrada, a la que debe saludar la Presidenta cada mañana antes de pedir su café y empezar a no hacer nada, se ve perfectamente. Y a muchos argentinos, por no decir a todos, les encantaría que se le cayese encima. Alucinante, si pudiesen la echaban al río, y no es broma.

El primer patio está repleto de cuadros con grandes figuras argentinas, entre las que no puede faltar el revolucionario por excelencia: el Che. Al cual, no paran de reivindicar e intentar hacer recordar al mundo que no era cubano, sino de acá mismo. Un edificio sin más, con una luz muy amarilla por dentro, a excepción de una de las salas, la dedicada a las mujeres, con una luz mucho más blanca y fotografías en blanco y negro de las grandes figuras.

En el patio con palmeras fuímos víctimas de un acoso asiático sin precedentes. Se creían que no nos dabamos cuenta, pero sabíamos perfectamente que posaban para salir con nosotras en las fotos. Klaudia y yo decidimos deleitarles con nuestras mejores sonrisas, para que se llevasen un recuerdo ESPAÑOL, aunque su poco dominio del idioma no les permitiese darse cuenta que de argentinas tenemos poco.
Fotografiadas por los asiáticos
                                                                     Sala Presidencial

miércoles, 20 de octubre de 2010

Pidiendo la hora

Una entrada porque sí, porque me apetece contároslo y no porque sea algo típico de la cultura argentina. Un episodio que puede pasarte en cualquier sitio, pero que exige estar lejos de una de tus casas en noche europea: el Bernabeu.

Primer parcial de una asignatura que para tí es repetida, casi íntegramente. Es lo que tienen los intercambios, que no coincide todo con exactitud y te toca demostrar que el notable del curso pasado fue puesto con justicia. Y de momento llevo algún "impecable", gracias a una columna sobre cómo la mujer debe seguir siendo una artista y demostrarle a su marido que trabajar en casa es igual de válido, o a una crítica del patético espectáculo que supone la televisión argentina.

Todos preparados para empezar a escribir y la profesora que se entretiene. Señora, que juega el Madrid, primer aviso. Ella advierte que no quiere un examen propio de la Walt Disney Corporation, y se entretiene tanto, que poco más acaba por contarnos el guión completo de Blancanieves y los Siete Enanitos. ¿Tanto le cuesta a un profesor dictar las preguntas y decir tienen dos horas?

El clásico europeo, señora. Segundo aviso. Nada, ella se empeña en captar nuestra atención en medio de la segunda pregunta, cuando tu hilo de pensamiento ya era demasiado frágil, para que la acompañemos a ver el patio de la Abadía que tenemos al otro lado de la calle. Señora, llevo casi tres meses viviendo aquí, y ya no sé qué iba a poner ahora...y verás que no llego al himno europeo.

Respiración profunda y concentración total. Yo tengo que llegar. Y otra vez la señora, que se me acerca y, como debe ser que le caigo simpática, me hace la siguiente apreciación: "Tengo frío, sueño...o calor no se, tengo hambre, quiero Sol...¡vamos, que estoy como un minero!"...¡¡Señora por dios, que quiero ver el partido!! Reconozco que algún aviso se me escapó demasiado alto, y me gané la inquisitiva pregunta de la profesora: "¿Te gusta mucho el fútbol no?"

Gracias que de repente, se le fue la cabeza no se si a Tombuctú o a donde, y decidió que ya no ibamos a escribir más, justo a las 15:45h hora local, a modo de susurros "¡Terminen ya!, ¡terminen ya!"...Ni lo dudé, que a mí los mensajes subliminales me hacen mucho efecto. Examen entregado pidiendo la hora, carrera hasta el sexto piso de la Residencia, donde los chicos me esperaban para que yo les invitase a ver lo que de verdad es fútbol.

Por cierto, este año seremos campeones.

martes, 19 de octubre de 2010

Roberto sonríe

Atardecer en la Garganta del Diablo (Iguazú, Argentina) y una última foto que disparar. Leyendo un poema de Alfonso Ricciuto allí mismo, abrí el bolso y ví tu nombre. Así que se me ocurrió dedicársela a una de tantas sonrisas madrileñas que echo de menos. Porque lo confieso, soy fan de la tuya. Muchas felicidades desde una de las vistas más impresionantes que tiene Argentina.

Permite que tu alma sea saciada
Con la belleza impar de este paisaje
Que aunque el mundo recorras en tus viajes
Nunca podrás hallar como esto, nada.

El bien y el mal dinámico y cambiante
Encontrarás aquí, desde su nombre
Lleva en tu humilde corazón de hombre
Un mensaje verídico y constante.

Medita y siente la emoción profunda
Frente al antiguo y vibrante paroxismo
Que de brumas eternas se circunda
Y no intentes describirlo con tu voz
Solo inclina la frente ante este abismo
Que es el espejo de la palabra Dios.

lunes, 18 de octubre de 2010

Gaiman

Última parada de mi aventura express 24h: Gaiman. Ante la imposibilidad de poder hacer el avistaje de las ballenas en Puerto Madryn, decidí ocupar mis horas hasta que fuese el momento de volver.

Bus rumbo a Trelew, el centro urbano más activo del valle del Chubut, que significa en galés: la ciudad de Luis, y que es tristemente conocida porque en 1972 se produce la matanza de los presos políticos. Desde ahí, media hora hasta Gaiman, localidad fundada por inmigrantes galeses en 1874. Las construcciones que la componen son de estilo galés, y el pueblo vive de la agricultura. Entre el calor que hacía y que una, a veces, se cansa; no me dediqué mucho a caminar, pero sí a degustar un té y tartas en una de sus típicas casas, un rito ineludible, por lo visto.

Elegí el sitio más antiguo y prestigioso, ya que todos tenían el mismo precio: Plas y Coed. Un trato encantador por mujeres galesas, que me hicieron probar la tarta de chocolate, de limón y de queso. Pan de miga con manteca y mermeladas de frutilla y durazno, además de una variada selección de bizcochos y galletas de los que no recuerdo el nombre. Guiño obligado para mi madre y Rosita, que las veía yo allí a las dos pasando toda una tarde. Ni Lady Di cuando pasó por estas casas de té hubiese posado mejor que ellas.

Y como una va sola, se pone hablar con cualquiera y empieza a llenar su agenda de contactos. Un grupo de periodistas llegaron a darme la tarjeta de la productora donde trabajaban por si la cosa no va bien en España, al menos empiece a coleccionar opciones.

Naipur y Caroba

A veces, a las historias de amor hay que darle las gracias, o a quienes las inventan y se empeñan en hacer de los accidentes naturales algo aún, más bonito.

Existe una leyenda guaraní que sitúa el origen de las Cataratas de Iguazú, futura maravilla natural si la gente sabe lo que tiene que votar, en la ira de un dios, -no se cuál exactamente-. Parece ser que un tal Caroba, indio autóctono, huyó río arriba con una joven de la que la deidda se había enamorado. Porque si hay cosas que no cambian es que, muchas veces, se prefiere huir a enfrentarse. Esto debe ser algo históricamente interiorizado.

La deidad, por lo visto, se enfada y crea la caída de agua para matar a los amantes. Una ira feroz la suya. Naipur, la joven india, se transforma en roca al morir, mientras que Caroba lo hace en árbol y se sitúa en una posición desde donde todavía puede contemplarla. Así que los guaraníes deben ser algo budistas, por lo de la reencarnación y todo eso.

Pero sí, es más bonito pensar esto, que creerse la explicación científica: la placa tectónica de Brasil termina bruscamente en el Río Iguazú provocando una caída de 75 metros de altura. Llamadme peliculera, pero prefiero el mundo con purpurina.

domingo, 17 de octubre de 2010

Plaza de Mayo

Plaza de Mayo suele ser el lugar escogido por los turistas para iniciar el recorrido por la ciudad. Yo, efectivamente, la ví el primer día que aterricé en Buenos Aires, pero no fue el punto de partida. Paso por ella muy poco, sólo cuando tengo que ir al Banco Nación a cambiar dinero.

Ha sido testigo de todo acontecimiento político importante de la historia de Argentina, desde las manifestaciones peronistas hasta los primeros pasos revolucionarios de 1810, cuando se consiguió la independencia del Río de la Plata. Aún hoy, todos los jueves se concentran las famosas Madres de Mayo para exigir el paradero de los desaparecidos. Es considerada el km 0 de la ciudad, cuando en realidad, se sitúa en un extremo, pegando a la Costanera Sur.

Y sí, efectivamente es una plaza que lleva su nombre en homenaje al mes en que los argentinos se levantaron contra la corona española. La instantánea que veis ha sido tomada desde el balcón de la Casa Rosada, en un lado de la plaza, y justo enfrente, el Cabildo.

sábado, 16 de octubre de 2010

Alex o Sandra, Alexandra

Por mucho que te guste Alex, sabes que ese será el nombre de mi futura niña, en el caso de que tenga una y encuentre marido o inseminación que me convenza. Así que tú te mantienes siendo Sandra, que es la que a mí me gusta. Para tí Brasil, y mis mejores deseos en el día de tu cumpleaños. El próximo no se nos escapa de celebrarlo juntas.

Comodoro Rivadavia

Ciudad sin mucho atractivo turístico, es sin embargo, uno de los puntos más importantes de Argentina en cuanto a producción petrolífica. La ciudad está llena de pozos que no paran de moverse, (a mí porque me daba vergüenza pararme, si no me hago fotos), es quizás por ello una de las urbes más ricas y caras del país.

La ciudad queda dividida por el Cerro del Chenque, antiguo cementerio indio que impide el crecimiento en su dirección. La leyenda dice que si pasas por él, vuelves a visitar Comodoro Rivadavia. Yo pasé varias veces, por lo que veremos cuánto de verdad hay en esa historia.

El primer día fuímos a pescar a la Playa de Lobería, de piedra negra donde a veces pueden verse pingüinos y colas de ballena. Yo no tuve esa suerte. Dedicamos el día a esperar que los chicos pescaran algo y demostrasen sus aptitudes, esas de las que tanto alardean. Pero tampoco hubo suerte. Claudio nos preparó unos choripanes, y Claudia puso el postre.





Para el Parque Eólico de la ciudad, desde donde puede verse la mejor vista panorámica de la ciudad, Juani decidió darme un paseo en "quatri".

Chubut

Provincia de La Patagonia argentina, Chubut es un destino cada vez más habitual para quienes disfrutan de los encantos naturales del país. Se divide en tres corredores que se diferencian según los encantos que ofrecen al turista: Corredor de las playas, Corredor de los lagos y el Corredor de las Mesetas. Yo estuve en el primero y último.

Ante la expectativa de un fin de semana largo, o en castellano normal un puente, y de la cuenta atrás que iniciaban las ballenas en la costa argentina, decidí aceptar la invitación de mi compañero de residencia, Juani. Pasar unos días en su casa de Comodoro Rivadavia y acercarme un día a Puerto Madryn, a ver esas ballenas. Los gastos serían los del transporte, que no son pocos, la filosofía low cost parece ser cosa de Occidente.

Chubut limita al norte y sur con las provincias de Río Negro y Santa Cruz, al este con el Atlántico y al oeste con la cordillera chilena. En lengua mapuche significa "meandro", fue descubierta por Magallanes y su colonización llega de manos de un pacificador que extermina a los indios, muy pacificador por lo visto, y anima a los galeses a establecerse. Comunidad que aumentará con la I Guerra Mundial. Se trata de una provincia que basa su economía en la producción de petroleo y lana.

Aterricé en el aeropuerto de Comodoro, campamento base, el jueves por la noche. Claudia y Claudio, los padres de Juani, nos esperaban para empezar a darme una increíble acogida por la que estaré eternamente agradecida. Me hicieron engordar a base de choripanes, asados, lemon pie, tartas de dulce de leche y coco, pizza casera, milanesas y tarta de crema pastelera y frutilla. Y me hicieron adelgazar a base de recorrer playa, agarrarme fuerte al asiento trasero de la camioneta y paseos en "quatri".

El viernes fue tranquilo, día de pesca en una de las playas de la provincia vecina, y el sábado lo destinamos a recorrer Comodoro a modo de Rally. Uno de los mejores paseos que yo he podido hacer. Lo que no se es por qué no se me dejó conducir el cacharro. Domingo para la playa de Rada Tilly, una urbanización muy pija rodeada de otra urbanización nada pija. Así es Argentina, contraste. Lunes de aventura mochilera express y martes de relax, en casa de la abuela de Juani, Mari, de ascendencia vasca.

 

viernes, 15 de octubre de 2010

Puerto Madryn

En la provincia de Chubut, en la costa del Golfo Nuevo, se sitúa la ciudad de Puerto Madryn. Tras pasar unos días en Comodoro, decidí coger la mochila y hacer una escapada express de apenas 24 horas para ver las ballenas. Esto fue el domingo de madrugada, tras un asado exquisito en casa de Juani y recorrer los cerros en la Toyota de Claudio. El lunes por la noche estaría volviendo a Comodoro, con una bandeja llena de "sobras".

Puerto Madryn es un destino vacacional importante en Argentina, gracias a la calidad de sus playas enmarcadas por una gran avenida costanera arbolada. Pero el atractivo por el que yo fuí, es que recibe la visita periódica de las ballenas francas del sur, que llegan a finales de junio para aparearse y dar a luz. Se instalan allí atraídas por el placton y la agradable temperatura del agua. Los machos miden unos 10 metros y pesan cerca de 8 toneladas y las hembras, algo más pequeñas, se aparean con varios de ellos y, después de un año de gestación, nace la cría. Como podéis ver, ellas no son tontas y se prueban a los chicos antes de elegir.

Cuando llegué demasiado temprano a la estación de autobuses, todas las excursiones a Puerto Pirámides en la Reserva de la Península de Valdés ya se habían marchado. Tenía dos opciones: o bien reservar una visita individual y pagar con uno de mis riñones, o bien perder el billete de vuelta y pagar el cambio en la hora de vuelta con medio riñón sólo, (además de llegar a Comodoro cerca de las 4am). Al final deseché ambas, y decidí irme a la playa a pensar y ver qué había por allí. Bien hecho. Lobos marinos buceando en el puerto en busca de pulpos y demás pescados, y una estación de remises (taxi) en la que yo me sitúe en busca de alguien que compartiese el gasto hasta la Playa del Doradillo, alternativa nada despreciable a la península.

Y la encontré, Eva y Humberto, una pareja de jubilados de la Córdoba argentina, que acabaron dándome las gracias por darles la idea y yo a ellos, por ser convencidos y conseguir acompañantes que pagaran ese remis a medias. Veinte minutos después, yo ya estaba disparando con mi cámara a todo movimiento animal en el agua.

A pesar de creer que me había perdido lo mejor al no poder hacer el avistaje en barco, todos los que allí me encontraba me advertieron de que ésto era mucho mejor, ya que podías ver más de una ballena, que es lo que vieron ellos el día que lo hicieron. Increíble tener algo así a menos de 20 metros y pensar que puedes meterte en el agua y llegar hasta ellas, por mucho que te recomienden quedarte quieta en la orilla.

jueves, 14 de octubre de 2010

Rosa Recoleta

Desde el barrio más exclusivo y elegante de Buenos Aires, entre Palermo y Retiro, un feliz cumpleaños lleno de cariño. Recoleta se gestó debido a la epidemia de fiebre amarilla que azotó la ciudad en 1871, lo que provocó la migración de los habitantes más ricos a esta zona del norte bonaerense. Lo que ves es la Avenida Santa Fe, una de las más concurridas de la ciudad y con edificaciones inspiradas en París. Un beso enorme para esos "taintantos".



miércoles, 13 de octubre de 2010

Buenos Aires from the air


lunes, 4 de octubre de 2010

La Bombonera

A pesar de todo esto, lo repito una vez más, no me pienso hacer de Boca. Por más que muchos de mis compañeros así quieran, y a pesar de todo lo que disfruté en la cancha. Tarde de domingo y de fútbol argentino, que para eso hemos decidido ser uno más en la ciudad bonaerense.

Después de la pregunta ¿cómo te llamas?, viene la ineludible ¿y vos de quién sos hincha? Porque las presentaciones en este país no se cierran hasta que no llega su respuesta. Luego ya se puede hablar de lo que sea, menos de política y religión, que para eso hay que tener ganas. Pero primero, nos situamos con nombre e hinchada. A mí me cambian la introducción estándar y la cuestión se presenta así: ¿sos del real o del barça? Ya está, no hay más equipos. O de Messi o del Pipa.

La mayoría de la gente que conozco es de Boca, no se por qué, ni que regalasen chupa-chups azules y amarillos. Y casi todos prefieren a Messi, lo que efectivamente me pone de los nervios. Pero ya te acostumbras y acabas por aceptar la invitación de uno de esa mayoría, con demasiada pasión por su querida Bombonera, y te sitúas en la popular para ver perder al equipo local (y disfrutar por dentro, lo siento, es así) en un "injusto" Boca-Lanus. Resultado 1-2.

Un estadio al que sus seguidores tienen mucho cariño, y los que no lo son, lo respetan y admiran. Se levanta en 1940 y muestra al mundo los primeros toques de Maradona; indiscutible en juego, pero prescindible para todo lo demás. Lo bueno es que ésto al menos lo reconocen.

Me gustó la experiencia y puede que repita. Se me puso la piel de gallina viendo como entraba el equipo acompañado por su hinchada, ¡uy perdón, que gallinas no quieren, de pollo!



Y aquí está el cántico que alienta al equipo cuando sale: Esta es La 12 sí señoooores, esta es la banda que va al frente...la que corre a Independieeeeente, y a los putos del Ciclóooooon...Y no me importa dónde jueeeegues, ni toda la Federal...prepárate millonaaaario, que te vamos a matar...

domingo, 3 de octubre de 2010

La expedición

A falta de los dos españoles, Óscar y Luis (invitado), y de Camille (Lille, FRA) que no se dónde se había metido en este momento, porque no era ella quién hacía la foto; os presento de izq a drcha, empezando por arriba: Kaisa (Helsinki, FIN), Noemi (ALE), Darija (SUI), Michi (AUS), Dominick (SUI) y Carol (SUI, invitada), Alina (ALE), Klaudia (ESP) y Magda (AUS).
¡¡Mis compañeros en Argentina!!

sábado, 2 de octubre de 2010

Fauna en Iguazú




Coatí, típico animal de Iguazú. Sin miedo, camina por una barandilla o por debajo de las mesas. Te dicen que no lo alimentes porque se ponen agresivos, pero ellos no paran de pedir comida. Son muy parecidos a los osos hormigueros, según me cuenta mi guía.


Veo un mini-perro y me pongo alerta, las manos me sudan y busco todas las salidas a mi alcance. Me voy de viaje, y de la emoción me vuelvo temeraria y planto mi objetivo a 3mm de una araña naranja y morada en plena construcción de su telar. La asquerosa no quería salir, pero sí que conseguí alguna demostración de la fauna de Iguazú.

Contringantes naturales

¿Argentina o Brasil? Esta es la pregunta que todo el mundo te hace cuando llegas de las cataratas de Iguazú, en la frontera del país. Una responde: "diferente".

Las cataratas son las mismas, porque no te las cambian, pero la perspectiva no. Esos que preguntan y esperan mi elección, me dicen luego: "La verdad que no es que unas sean más bonitas que las otras, (que ellos se empeñan en distinguir), sino que ver las cataratas desde el lado brasilero es como sentarse en platea y ver el espectáculo, y hacerlo desde el lado argentino es meterse en la popular de la cancha".

Y tal cual, creo que no encontraría mejor explicación aunque estuviese aquí sentada hasta por la tarde. Me encantó y así lo pienso explicar yo a partir de ahora. Desde Brasil las ves a distancia, como si a Spielberg se le hubiese olvidado quitarlas después de rodar Jurassic Park. Y desde Argentina juegas a los exploradores, a subirte en una lancha y sentir caer litros de agua fría sobre tu cuerpo, a ver millones de arcoiris en cada mirador y a no poder escuchar por el ruído ensordecedor de esta maravilla natural.

Yo dejo que elijais, ¿Brasil o Argentina?