miércoles, 29 de febrero de 2012

Merengue y limón


Me apetecía colgar algo relacionado con la cocina. Mi cocina, la que yo hago creyéndome buena. No sé si por lo que he hablado últimamente sobre el tema o por los libros recién adquiridos (uno de ellos dedicados a platos a base de queso). El tema es que no sabía muy bien qué mostraros esta vez y me he acordado de estos Cupcakes de Merengue y Limón, con un color que combina a la perfección con estos días de Sol invernal, y que estoy disfrutando como si mañana mismo se los fuesen a llevar para siempre. Los hice en verano y aquí están.

Inspiración: Mamá se llama Carmen y el 16 de Julio es también su día. Para levantarse pronto un sábado o domingo y encender el horno. Con Sinatra, por qué no. A disfrutar en el desayuno, aunque yo no llegué hacerlo.

MASA MAGDALENAS

La receta que yo utilicé varía un poco de la original que a continuación os pongo, que es de Susannah Blake y sus British Lemon Meringue Cupcake; pero es prácticamente igual a la que hice: 2+1/2 tazas de harina, 1 taza de azúcar blanco, 150g de mantequilla sin sal, 2+1/4 cucharadita de esencia de vainilla, 3/4 cucharadita de sal, 2+1/4 cucharadita de levadura en polvo, 1+1/3 taza de leche de coco y 3 huevos.

  1. Mientras precalientas el horno a 180ºC, mezclas los ingredientes sólidos por un lado y los líquidos por otro. Los unes en un sólo bol y llenas los moldes hasta 3/4 partes de su capacidad.
  2. Hornear durante 35-45min y dejas enfriar.
CREMA DE LIMÓN
Creo que esta crema es de lo más sencillo que he hecho y de lo más polivalente. No sólo vale para los cupcakes, sino que puedes rellenar cualquier bizcocho con ella, poner en las galletas. Sale riquísima, aunque tiene que gustarte el limón.

Ingredientes: ralladura de dos limones, 1/4 taza de zumo de limón, 2/3 tazas de azúcar blanca, 50gr de mantequilla sin sal y 3 huevos.

  1. Mezclar en un bol de vidrio los huevos y el azúcar durante un minuto. Agregar el jugo y la corteza de limón y, tras otro minuto mezclando, poner al baño maría removiendo constantemente hasta que espese. (Generalmente, entre 15 o 20 min).
  2. Añadir la mantequilla hasta que se disuelva y mezclar hasta que la mezcla llegue a lo que se llama punto nape, (bien espeso). Quitar del fuego y tamizar.
  3. Refrigerar un mínimo de dos horas, aunque puedes dejarlo en el frigorífico hasta cuatro días y, como yo, utilizarlo para acompañar otros postres.
MERENGUE: La receta del merengue en realidad fue cosa de mi madre, y de algunas notas que traje conmigo desde Argentina. Es el merengue típico italiano, sin más. Cuando los cupcakes están fríos, haces un agujero en el centro y lo rellenas con la crema. Tapas de nuevo y cubres con merengue.


domingo, 26 de febrero de 2012

Lo, Lola, Lolita

A mí me lo recomendó un amigo y me lo envió por correo, por cierto. En formato pdf. Ha sido mi primer libro electrónico. Y para ser mi primera vez, no me ha disgustado tanto como pensaba. Ya no puedo decir que soy de las que sólo quieren papel, ya me he estrenado. Y os recomiendo ambas cosas: Lolita de Vladimir Nabokov (el libro) y la primera vez. Todas las primeras veces.

 (Si lo quieres,  pídemelo. Envío express por correo)
Foto: Carlos Paz, (Córdoba, Argentina)

jueves, 23 de febrero de 2012

Quiniela Oscars 2012

Se acercan los Oscars. Y yo, como una cinéfila más, sigo las nominaciones, las critico y me disgusto siempre con algún premio, a mi entender, injusto. A veces, aplaudo también. La semana pasada ya nos dijeron quiénes formaban parte de la lista que el próximo 26 de febrero llegarán al Kodak Theatre con la ilusión de llevarse la famosa estatuilla. 

A pesar de no haber podido ver todas las películas nominadas, me lanzo y hago quiniela. Por lo que he leído de ellas, por lo que se comenta y por lo que yo misma he visto en el salón de mi casa o en el cine. Y Mario apuesta conmigo. Si queréis uniros a nosotros, estáis a tiempo. Pinchad en el siguiente link para ver todas las nominaciones ya definitivas y, mediante un comentario a este mismo post, ponedme vuestra selección, (acordaros de firmar con vuestro nombre). Podéis responder siguiendo lo que a vosotros os ha gustado, según lo que habéis leído y escuchado por parte de otros o, por qué no, a ciegas. Sólo podéis dejar tres categorías sin ganador ¡A ver quién acierta lo que piensa el Jurado! 

Un par de días antes publicaré la lista con las apuestas, y quien gane se convertirá en "la opinión de nuestro experto" cada vez que publique alguna tontería acerca del séptimo arte, ¿quién se apunta?

lunes, 20 de febrero de 2012

Frase de Goya

Si me da por comentar todo lo que veo en los eventos extranjeros, por qué no dedicar un post a lo que La Madre Patria nos ofrece, (como dirían allá por Argentina, mi próximo destino, que ni veinte días me quedan para pensar maletas). Además, sé que algunas de vosotras lo estáis esperando. Pero esta vez, no voy a comentar ningún modelo de forma individualizada. No me apetece. Me da la misma pereza que seguir de continuo la propia Gala de los Goya. No se por qué, pero hay cosas que nunca consigo hacer. Lo que sí os voy a dejar son mis favoritos de la noche, unos cuántos:
Pilar López de Ayala (Nina Ricci), Quim Gutiérrez, Goya Toledo (Elie Saab), María León (Gucci) y Verónica Echegui (Gucci).
Fotos: SModa, Vogue, El Mundo.
Alberto Amán (Armani), Elena Anaya (Lanvin) y Salma Hayek (Gucci). Fotos: SModa, Vogue, El Mundo.


En realidad, poco he escuchado los agradecimientos de los galardonados. Repito, pereza. Sin embargo, esta tarde he podido ver un vídeo de María León mientras se maquillaba, premiada como Mejor Actriz Revelación, y decía: 

"Los premios se agradecen, pero más se agradece trabajar"

Y es que una es consciente de la realidad en la que vive, y en vez de quedarse con las tonterías que salen de las bocas de muchos de los asistentes, ha preferido destacar esta frase. Y digo destacar, porque una también es consciente de que quién lo dice ha llegado arriba, trabajando en lo que le gusta. Y ahí es fácil. Por eso lo destaco, pero no me quedo sólo con eso. Siempre estaré intentando dar el paso  para llegar igual de arriba que ella y entonces, pisar firme. Y cuando esté ahí mismo, me quedaré con su frase. Simplemente. 

jueves, 16 de febrero de 2012

Instituto Rydell en casa

Está de moda. Me copian y me voy a enfadar. O mejor,  me voy a convertir, por un título que me voy a dar yo ahora mismo, en coolhunter. Tal cual. Las revistas de moda se preguntan por qué GREASE es de actualidad. Fácil, porque yo decidí ambientar mi cumpleaños en esta película que recrea los años 50. Hace ya más de un mes. Si no, de qué.

Mi familia y amigos sienten cierto "odio" hacia mí por obligarles a pensar en cómo caracterizarse. Lo siento. Me quieren y lo hacen. Y yo feliz, menos por el plagio que la actualidad se empecina en hacerme. Primero fue la tendencia de moda para llenar las prendas de puntos (dots) y ahora esto. Voy a empezar a callarme lo que pienso. Y no, no estoy escribiendo tonterías, hablo totalmente en serio. Todo lo seria que puedo ponerme mientras discuto con mi jefe las técnicas masónicas de la nueva clase dirigente para acabar con las fiestas cristianas del país. Porque esto, también es totalmente en serio.

Cuando tenía seis años empecé a quemar esta película. Es una de mis favoritas. Soñaba con ir a un instituto americano, que iban a implantar en España antes de que a mí me diese tiempo a llegar, con taquillas rojas y cafetería. Yo también sería la novata guapa y estudiosa, aunque no rubia. Eso nunca. Cantaría igual de bien que Sandy, (que no me lo creía ni siquiera entonces, sabemos cómo canto), y un Danny Zuko se enamoraría de mí. Locamente además. Tardaría menos que en la película, pero el pelo lo llevaría igual. Y nada de peines en el bolsillo, por favor. Además, que no me importaría en absoluto seguir la moda de aquellos años.

La película en VHS de mi estantería pasó a la edición con karaoke en DVD, con fotografías del rodaje. Toda una freak. Y mi cumpleaños era la excusa perfecta para demostrar que, casi bastantes años después, sigo sabiéndome las canciones de memoria. Y el guión entero, por cierto. A continuación, el resumen de la tarde:

martes, 14 de febrero de 2012

Piruletas



domingo, 12 de febrero de 2012

Ideas para mi enamorado

Esta semana que viene hay un día que se tiñe de rojo y se rellena con corazones. O eso es lo que me han dicho que hacen, yo nunca lo he celebrado. Un chico me comentó el otro día que él, si estuviese conmigo (no necesariamente conmigo, sino compartiendo un espacio físico de no más de, no se, 200 kilómetros) me regalaría: ropa o zapatoschocolatesrosas y una cena romántica...como mínimo¿Sólo? Menudo San Valentín¿qué vendría en el siguiente? Pensando en qué podrías regalarme tú, he decidido dejarte algunas ideas por escrito, tampoco quiero hacerte sufrir demasiado. Ya lo sabes, soy un encanto.



Lo primero es un cuadro con un deseo muy claro. No quiero la obra de arte, por supuesto. No sé dónde podría meterla. Pero sí esa promesa tan explícita. Si no te ves capaz, que de gente poco sacrificada se está llenando este mundo, te propongo algo más asequible: unas tazas como las de la foto. Son de Starbucks y, obviamente, tendrían que venir con un muffin de chocolate con chocolate y un Coffe Tall Vanilla Latte. Un desayuno sorpresa directo a la cama. Pero estoy segura de que has metido la pata antes de llegar al martes; así que, acompañar cualquier regalo con unos globos en los que reconoces tu error y pides perdón, me hará reír a carcajadas. Y habrás conseguido lo que más me gusta. 



Si el desayuno del Starbucks no te apetece, siempre podrás viajar a NYC y traerme unos dulces cupcakes de Magnolia Bakery, mi pastelería preferida de la Gran Manzana. Un Love Cupcake Combo, ¡con mucho chocolate! Aunque quizás, sólo quieres hacerme engordar la mente. Para eso, los clásicos vampíricos renovados de la editorial Mondadori. O una intención: llevarme a Costa Rica en algún verano y prometerme que conseguiré tocar un guacamayo, y que tú lo mantendrás muy quieto para que yo le haga fotos. Y ese jersey de Ágatha Ruiz de la Prada, con un corazón enorme que he visto desfilar en la pasarela. Con el frío que has visto que estoy pasando estos días, serías todo utilidad. Y si nada de esto te convence, ya sabes, puedes llevarme por fin a esquiar a Bariloche. Tú decides, sólo son ideas.

sábado, 11 de febrero de 2012

A destiempo


Me parece genial que la Madre Naturaleza haya querido enseñarnos lo que de verdad son temperaturas invernales. Está muy bien, pero ya estoy cansada. No me gusta levantarme de la cama con la nariz fría. Y eso que me escondo bajo mi edredón de plumas hasta el fondo, con pijama largo; he tenido que abandonar los calzoncillos, (momentáneamente). Toda España en alerta por un segundo fin de semana de “ola polar”. Pues no, si yo quisiese saber lo que es Siberia, iría a Siberia. En avión, abrigada y sabiendo a qué me enfrento. Siberia en Madrid, no. Descontando días estoy para chocarme contra el verano, aunque tenga que moverme unos cuántos kilómetros al sur del mundo.

Frío polar en febrero y, apostemos, nieve en marzo. Y es que en este país todo lo hacemos a destiempo. El juez Garzón, por ejemplo, ha sido condenado como consecuencia de una querella mucho menos grave que la primera a la que se enfrentó. En aquella se decidió no condenar, pero dejar abierto expediente. Ahora sí, el Tribunal Supremo le castiga a once años de inhabilitación, justo el tiempo que falta para su jubilación. En el próximo pleito, porque por lo visto este señor ha sido muy activo, se le absolverá porque ya no interesa. A destiempo llega la justicia, no sólo en este caso, sino en muchos últimamente.

Tampoco quiero ponerme yo a criticar este país demasiado, que bastante estamos aguantando estos días de nuestros vecinos europeos. Si los franceses dedican su tiempo a crear gignoles para reírse de nosotros, será todo de pura envidia. Ya no saben cómo ganarnos. Primero intentaron colarse en la península hace muchos años. Llegaron las tropas de Napoléon en busca de tierras, no le dimos importancia y se colaron hasta Madrid, donde nos dimos cuenta que lo que querían era quedarse con nuestras playas y chiringuitos, y hasta ahí podíamos llegar. Les echamos con retraso, pero ya os he comentado que las cosas por aquí las hacemos a destiempo. Y ahora no les dejamos pasarnos en nada, ni al fútbol ni en tennis ni en ciclismo. Lo sentimos, ha llegado el día en que tenéis que pedirnos permiso. Tarde, pero a tiempo.

viernes, 10 de febrero de 2012

Brad Pitt y Moneyball

Seis nominaciones a los Oscars para Moneyball me parece excesivo. Brad Pitt bien, pero nada más allá de sus interpretaciones de siempre. Y para mí, nada comparable con George Clooneyesta vez. Pero no me hagáis caso, no entiendo de cine. 

Moneyball es quizás la típica película de la que yo esperaba demasiado, y me quedé así, esperando. La cinta no está mal. Se trata de la historia de Billy Bean (Brad Pitt), ex-jugador debaseball, en su trabajo actual como Manager de los Oakland Athletics de California. La verdad es que yo me pierdo en los diferentes puestos que tienen en los equipos norteamericanos y cómo se organizan. Como aquí hablamos de un entrenador, un director técnico y ya está; una no se entera de nada. Lo que sí me sorprendió fue ver la velocidad con la que se producen los traspasos de jugadores. Por la mañana en un estado y a la hora de comer, en otro. En Europa hay que darle vueltas a todo y después de 15 días, si el trato convence, sales. 

Peter Brand (Jonah Hill), su primer asistente, sí que me gusta. El pobre freak de las estadísticas no hace más de lo que le va diciendo Billy. No entiende su actitud, pero al final, la comparte. Y es cierto, aunque no te guste el baseball, la película consigue que te intereses por la historia de su protagonista. En realidad, más que su historia, lo que se intenta contar es cómo funciona este deporte en la actualidad. Investigando un poco por Internet, os confirmo que es así. Yo no lo sabía. La reflexión final lo deja claro, igual que las ganas que tienes de ponerte a seguir a Billy en su intento de ganar ese último partido de la temporada. Que aún sigue. 

Basado en el libro de Michael Lewis (te lo dije Mario), dicen que tiene un guión buenísimofirmado por Aaron Sorkin entre otros, un director que sabe lo que está haciendo ( Bennett Miller ) y una historia intensa.  Para mí, es una película para una noche desde la cama o sentada en el salón, con un café, dulces y helado.

jueves, 9 de febrero de 2012

Resumen de una mañana en Cibeles

En resumen, la Pasarela Cibeles es rara. Ahora se llama Mercedes Benz Madrid Fashion Week,  y yo conseguí invitaciones para lo que se llama CibelesEspacio, gracias a PremiumFest: revistas, bebidas, cosméticos y coches, básicamente. Allí que me llevé a mis estilistas favoritas, que para eso no las pago: Mamá, Pilar y Andrea. 

La flora y fauna del lugar es lo que me hace dudar en sí me gusta o no. Soportar a las niñas de 16 años, con bolsos de lentejuelas y tacones que deberían estar prohibidos a esas horas de la mañana (ni para volver de fiesta), se hizo algo complicado. Acabé mirándolas de la misma forma que los "gays -que-se-creen-algo" me miraban a mí. ¡Sí, son Converse!
Nos hicieron un estudio sobre los colores que nos favorecen a la cara, y al que ya no hago ni caso. Verde Pino y Azul Pavo Real, tal cual. Yo no puedo ir diciendo ésto por las tiendas. Negro y punto. Me reí mucho en Canon, ayudando a sortear al guapo fotógrafo de ojos claros e intentando ser acorde con la temática del día: rebelde, (¡votad mi foto en facebook!). Mis estilistas se tomaron una cerveza a las 11 am (exceso), y yo posé para intentar ganar una escapada a Tailandia, ¡lo que se hace por un viaje! Vimos los desfiles en la pantalla gigante, mientras nos pintaban las uñas en L'Oréal. Y acabamos con cuatro kilos en revistas de moda y con algunas ideas en la cabeza que intentar poner en práctica alguna noche. La gente no me convenció, pero me lo pasé genial. Por eso digo que es rara. 













martes, 7 de febrero de 2012

Los Descendientes


En mi obsesión anual por ver todas las películas nominadas a los Oscars antes de la ceremonia, porque siempre parece que no he tenido tiempo de acercarme al cine hasta veinte días antes, acudí con mi amiga Estefi a ver Los Descendientes, (The Descendants). Yo tenía muchas ganas de verla desde hacía tiempo, pero el plan lo propuso ella.

Es un poco lenta, pero es buena y George Clooney lo hace genial son las dos críticas que más había escuchado de ella. El argumento podéis leerlo en cualquier sitio, y no me apetece contároslo. Simplemente decir que me gustó muchísimo, que la cara de Clooney en algunos momentos es genial, sobre todo cuando el pobre no sabe si lo que le están contando va con él o con el vecino. Lo de pobre es un eufemismo, veréis las tierras paradisíacas que guarda el señor. Y sí, puede ser una película de problemas cotidianos que para qué queremos que nos cuenten. Pero creedme, a veces es gracioso ver la miseria tratada con cierto humor. Y ver que en Hawai también llueve. Aunque son diecinueve islas, cosa que yo no sabía, lo que trastoca mis planes. En mi futuro viaje tendré que dedicarle más días.

Lo dicho, os la recomiendo. Y como premio os dejo una reflexión de su protagonista Matt King, interpretado por George Clooney, que sí, está guapísimo en la cinta. Aunque las dos hijas son también geniales, por no hablar del amigo de la mayor o el abuelo materno de ambas.


La familia es como un archipiélago: vivimos unidos pero cada uno somos una isla diferente.






domingo, 5 de febrero de 2012

Hoy cocino yo



Me apetecía hacer algo. Eso pensaba el otro día mientras comía delante del ordenador. Algo dulce. Bueno no, mejor salado, que siempre hago postres. Aunque todos digan que el mundo de la tarta y los pasteles es el mío, hay que practicar también los otros. Además, este fin de semana era perfecto. Temperaturas invernales de verdad, situarse por debajo de los 0ºC y una seria lucha contra el viento polar. Y pensaréis, ¡con lo que a tí te gustan los días de película y mantita! Sí, me encantan. Peeero...hay un problema: la televisión se rompió el viernes. Y volveréis a pensar, ¡si tenéis cinco televisores en vuestra casa! Sí, muy bien, sabéis contar, pero la del salón es la reina de esos días de cine y mantita, ¡¿qué hacemos ahora?!

Fácil. Encierro en la cocina el domingo por la mañana. Música: Lana del Rey, que esta semana sacaba su esperadísimo álbum al mercado. Por fin. Una y otra vez pulsaba el play, sobre todo en esta canción que os recomiendo: Kinda Outta Luck (pinchad en ella). Y con esto, uno a uno, he ido haciendo cada uno de los platos. Con Mamá detrás, por si acaso. Como siempre.

Las recetas son de un blog de cocina que sigo, y que encontraréis en la columna de la derecha, donde están todos los que miro cuando tengo tiempo. Lo he hecho un poco a mi manera, en pequeños moldes en vez de en uno grande y eliminando la cebolla del primer plato, por ejemplo. En las fotos veréis el resultado. Aunque parece que he envenenado a los varones de mi familia, prometo que no, que mi intención no era acabar con ellos. Es por todo lo que comen.


sábado, 4 de febrero de 2012

Photocall con un párrafo de más


Yo entro y salgo del gimnasio como si esta sociedad no fuese conmigo. Con los cascos puestos, el Ipod encendido desde que salgo del vestuario, con o sin lentillas (es decir, veo o no, pero nunca me interesa en realidad) y directa a mis ejercicios diarios. Sin embargo, hay muchos que van a pasearse y exhibirse. Marcan músculo en cuanto pasa la rubia o se atusan el pelo cuando les mira el tatuado. Incluso alguno que se asoma con descaro, evitando la columna que le molesta, para mirarnos el culo. Gracioso ver el panorama de idiotas subida en el elíptico, -cuando llevo lentillas, se entiende-. Aunque generalmente, atiendo más a la televisión que a lo que pasa a mi alrededor.

Ayer llevaba lentillas, una suerte para mi conversación de diez minutos (porque hablando conmigo siempre se gana), y un amigo de mi madre me paró para preguntar por mi vida en general, la de mi hermano y mis padres. Yo pregunté por su familia al completo, que ya os he dicho que soy todo educación. Su hijo además, ha sido compañero mio del equipo, así que es lo mínimo. Al final, cuando ya decíamos lo típico de "como están las cosas, no puedo quejarme" (ahora toda charla de vecino acaba con esta frase), me dijo que con lo que había cambiado y con la suerte que él había tenido de conocer a mi madre de joven, (está felizmente casada y no vas a ligar con ella nunca, gracias) yo estaba igual de guapa que ella, que ahora sí que era idéntica. No creo que sea un parecido tan exacto como dice, mi cara delata un error: la sonrisa, que no es de ella.

Y ahora os preguntaréis el por qué de la tontería que os acabo de contar. Pues sí, que estoy aburrida, he visto un par de fotos y he pensado que, como mi madre no las había visto, las subo a mi blog, le pongo cuatro frases y os enseño lo bien que mi madre y yo adornamos un Photocall del Marcadillo londinense de Candem que trajeron a Madrid por Navidad. En fin, que os podía haber colgado las fotos sin más, la verdad.


miércoles, 1 de febrero de 2012

Totopos azules con fondo negro


Ante la amenaza que la televisión nos lanza estos días, con una tremenda caída de las temperaturas, (me pongo mala sólo de pensar en los -10ºC que auguran para Madrid), me entraron las prisas por estrenar mi nuevo panty, o par de medias, que nunca me aclaro. Más que nada, porque no creo que mis bailarinas sean capaces de aguantar unas mañanas tan duras. Y mis pies pueden romperse por la mitad, sin exageraciones. Sólo tenéis que comprobar el color de mis manos o los gritos de la gente cuando les toco con ellas. A veces, me siento peor que Pícara antes de entrar en el grupo de X-Men; porque a ella, al menos, le servían de algo sus guantes. 

Preciosas. Negras con totopos azules. Tupidas, como siempre. En una mercería de la calle Ayala de Madrid al modo antiguo, cuando nuestras abuelas iban a comprar lazos para ponernos un cinturón en ese vestido de cerezas blanco que nos habían hecho. Me hubiese llevado las tres tonalidades que exponían, pero visto lo que viene, quizás es mejor invertir en un pantalón térmico.