lunes, 11 de noviembre de 2013

Nuestro segundo Día del Veterano

Sí, es ya el segundo. Hace un par de años vivimos nuestro primer Veterans Day (Día del Veterano) en Nueva York, pasándolo por encima. Nos interesaron mucho más las compras en Macy's. Esta vez nos lo hemos tomado en serio. Dejamos para hoy, con toda nuestra intención, nuestra visita al Cementerio de Arlington.

Nos hemos puesto a caminar sin parar. A todas las preguntas a las que nos ha sometido el ejército norteamericano hemos dicho que sí, por supuesto. Y así, como quien pasea por allí todos los días, nos hemos metido (sin saberlo) en la película del día. Porque en este país todo se hace a modo cinematográfico, si no, no saben. A otras cosas también hemos dedicado el día, pero no todas las semanas se tiene a Barack Obama a veinte filas por delante. Y a todo su servicio secreto viéndote (fijo) cualquier agujero que puedas tener en las bragas. Os dejamos el principio.




domingo, 10 de noviembre de 2013

El día de los Memoriales

Después de superar el Trivial que nos hemos impuesto esta tarde, y que ya nos ha metido en una espiral de retos que (aún) continúa; os confesamos que en este país ha muerto mucha gente. Y a la mitad hay que honrarla con un Memorial. Casi todos ellos a base de pedra y agua. Enormes, que aquí no entienden de tallas pequeñas. Hemos dedicado la mayor parte de nuestra mañana a ellos. La tarde a descansar.

Un café puertoriqueño rico y dos tartas más sobre las que opinar (cheesecake y carrot cake free gluten del que se ha convertido uno de los cafés favoritos de Mario: Tryst). Cansancio físico ninguno, psíquico sí, que de ese nos faltaba.

1. Sacar en la servilleta los cincuenta estados de Estados Unidos, (que para Mario, eran cincuenta y tres).
2. Para Marie Nina la diecinueve Comunidades Autónomas de España.

Y después, la emoción:
3. Los países de Sudamérica y sus capitales.
4. Los países de Europa y sus capitales.

Para África no había valentía.

5. Descarga directa de una aplicación para Ipad

Descontrol. Se nos olvidaba hsata cenar. Y entonces, el resumen del día.


sábado, 9 de noviembre de 2013

El primer minuto informativo

Catorce kilómetros, comida griega, dos cafés por la tarde y medio abecedario de calles después, (sí, la originalidad reina en Washington DC, números y letras para ubicarse), hemos conseguido editar el primer minuto informativo.

Chicos, ¡pies en alto! ¡Y agua con sal!




Un reflejo para felicitar

Porque no se nos puede olvidar que hoy es el día de veintiocho años de una promesa que continúa y de la que nosotros, si os fijáis, somos el reflejo. Desde la que dicen la capital del mundo: Mamá, Papá: ¡feliz aniversario!



La llegada en conexión

Los nervios acumulados iban desapareciendo según conseguíamos pasar los tres puntos de control que nos esperaban en JFK Airport

1. Inmigración. Ni un alma.
2. Aduana. Un señor poco amable con nosotros !y con mi maleta!
3. Express Connection. Punto de seguridad que no era para nosotros pero que utilizamos gracias a la seguridad de ese "Perdón, somos conexión express a Washington, ¿es por aquí no?" No, pero nadie mostró oposición.

De la Puerta S-46 pasábamos a la Puerta 31-D, al fondo, junto a los pasajeros de Cleveland e Indianapolis. No nos extraña que Kevin McCallister se confundiese de vuelo en Sólo en Casa 2. Y gracias que se equivocó. Tuvimos película.

Nosotros embarcamos bien. Hemos viajado en confianza. Tanto que casi me toca llevar a la azafata en brazos. Menos mal que era asiática y ocupaba poco. A mi lado, el lavabo. No sabéis la cantidad de cantos que tienen los pajaritos masculinos. Todos los tonos he podido oír. Y, por fin, en nuestra primera parada: Ronald Reagan Airport.


Receta para un ensayo

Un viaje. Siempre es un viaje lo que me hace sentarme delante del ordenador para volver a escribir. Luego me engancho y sigo un tiempo, a veces mucho, y otras, apenas unas semanas. Vamos a ver si volvemos a darle un empujón con esta receta que os traigo.


Cuando metes un bizcocho en el horno no sabes si subirá bien, si se quemará por debajo o saldrá perfecto. Y de esto voy sabiendo más, estoy cada día más enganchada a la cocina. Tengo un pinche de excepción, Mario. O quizás le toca a él ser el chef principal, ¡quién sabe! Os copio la receta, no sin antes advertiros que está incompleta. Estamos experimentando, iremos añadiendo ingredientes, pasos a seguir o trucos caseros que lo harán único. Sólo espero que disfrutéis de la cocina como nosotros, que consigamos haceros llegar un poco de azúcar a vuestros días. Que se necesita, ¿o no?


Ingredientes: 6 capítulos de Revolution, 4 capítulos de How I met your mother, 1 capítulo de Boardwalk Empire, la quinta temporada de Breaking Bad y una película de Woody Allen, selección de cocina standard y cocina baja en calorías en el vuelo, dos maletas (con otras dos de mano en su interior), una mochila, un bolso, dos cámaras fotográficas, dos Ipad, pasaportes, dos sonrisas, vuelo en conexión, antifaz, bizcocho casero, una botella de vino y jamón ibérico para los que nos esperan, reservas y visitas programadas.

Banda Sonora: Live Your Life (Mika), When I'm gone (Anna Kendrick), You've Got the Love (Florence and the Machines), Mirrors (Justin Timberlake), Can't Hold Us (Macklemore).

Lectura: Edgar Allan Poe y Martin Luther King (Tengo un sueño y otros discursos).


Y sí, es sólo un ensayo, Mario y yo tenemos pendiente seguir con la experiencia, pero la próxima vez hemos prometido intentar dedicar un mes a cruzar, no a subir.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Campaña de Navidad 2013 [Decoración]

Para algunas cosas soy como El Corte Inglés. Ese gran centro comercial que todo el mundo critica pero sin el que no podemos vivir, seamos sinceros. Si algo no encontramos, vamos allí, que seguro que lo tienen. Y si no, algo parecido. Y si no, algo con lo que apañarnos. Lo tiene. Criticamos el invento patrio, pero es el mejor término medio entre Printemps y Carrefour en París, por ejemplo, que muchos países no tienen. No es tan caro como Selfridges o Harrods en Londres, o como La Rinascente en Italia, pero puedes encontrar esos apaños a mejor precio e idéntica calidad que los supermercados que en estos países dejan utilizar a las masas. Y a mí, El Corte Inglés me gusta mucho más en Navidad. Unas fiestas que preparan desde agosto; de ahí, mi parecido con los grandes almacenes. Yo también he empezado la campaña navideña de mi casa. He aquí el primer paso.


miércoles, 18 de septiembre de 2013

Revistas para ellos


Mi amigo Carlos, periodista/actor 29 años, (ya le identifico como si de una celebridad se tratase, aunque sin apellido, no sé qué nombre artístico ha decidido utilizar, aunque el suyo mola mogollón), me ha pedido que nos pongamos manos a la obra con una imagen personal concreta para él. Yo encantada. He decidido, además, compartirlo. Sé que algunos de los lectores son del género masculino (supongo que pocos la verdad) y que la mayoría de mis conversaciones giran en torno a la moda. No sé por qué, de una vez por todas, no me decido con esto. Igual que sabéis que estudiar revistas es una de mis manías favoritas; no sólo las dedicadas al sector femenino. Leo desde cotilleos patrios hasta el último reportaje de National Geographic si el tema me parece interesante. Soy fan, por ejemplo, de la revista masculina Esquire. Y de esto quería hablaros. 

Quería recomendaros, al igual que de vez en cuando hago con las películas que deberíais ver durante el fin de semana (porque a veces me creo que podéis hacerme caso y que soy todo sabiduría), unas cuantas lecturas masculinas, para los desayuno de domingo, después de la visita de rigor al periódico generalista que menos de los nervios os ponga.

Mi favorita es Esquire. Esa que subtitulan con "La revista inteligente para hombres interesantes". Y no sólo para hombres, sino que además presume de ser la revista para ellos más leída por ellas, entre las que me incluyo desde hace mucho tiempo. Algunas portadas han sido memorables. Este mes la protagoniza Peter Dinklage, el Tyrion Lannister de Juego de Tronos, esa serie de televisión en la que mañana puede morir hasta el director. Si me apuras el casting completo, se quedan sólo los perros. Que sí, que lo sé, que no son perros. 

GQ España, o cualquier otra nacionalidad, pues si os fijáis en los perfiles de las celebrities masculinas del mundo, todas (o casi todas) son seguidores de su versión en red social. Particularmente, algún vistazo le hecho, pero poco.  La Revista DT o, si no quieres gastar toda tu nómina en estas lecturas, su versión web DTLux. Fácil navegación y un diseño que me gusta bastante, pero igual, la curioseo de vez en cuando. Y, si miramos fuera, donde las revistas para hombres no van tan revestidas de ese aire "gay" que la cultura popular española se ha empeñado en darles, están: en Francia Vogue Hommes International o Numéro Homme; en Reino Unido  Es MagazineSid Grit; también francesa la famosa L'Officiel Hommes; en Estados Unidos Men's Book y en Italia The Greatest; en los Países Bajos Prestage y en Nueva Zelanda Black Magazine. 

Los blogueros que sigo, en cuanto a tendencias masculinas se refiere, en el próximo número. (Y si me veo con ganas, además, os pongo una barra lateral a la derecha con las "lecturas básicas").

sábado, 24 de agosto de 2013

Un instante en el Jardín de Sorolla

Decía el escritor chino Lin Yutang que "la mitad de la belleza depende del paisaje, y la otra mitad del hombre que lo mira". Si esto no es belleza, entonces no confiéis en mí para mostraros algo bonito. Mi madre y mi tía Isabelita en el Museo Sorolla de Madrid. Son preciosas.

lunes, 19 de agosto de 2013

Mallorca en 2.0

Mala conexión. O insuficiente para nuestra demanda. Aunque sí, soy consciente; debería no preocuparnos. En realidad, no nos preocupó en absoluto. Pocas oportunidades para ver el porcentaje de batería por encima de 70. Pues no, ni un mínimo de preocupación todavía. En el mar todo se asume y el mundo se ve de los colores de un precioso atardecer en el Mediterráneo, sin nadie de por medio. Los de la playa que se peguen por ver y colocar toalla. Yo aquí, estoy muy tranquila.

La mejor fórmula de comunicación generalizada que encontramos, por ser la más rápida y visual, fueron las fotografías en formato Instagram y los famosos #Hangtags que sólo conocía CarlaMiriam y yo no sólo aprendimos aspectos básicos de la navegación tradicional (cabos de por medio), sino también de la que ahora llaman navegación 2.0. Y así, comentábamos al mundo, (nuestro mundo), los movimientos de esta casi desconexión total en Mallorca. Si os lo habéis perdido, veréis qué rápido os lo cuento. Y si queréis saber más, preguntad. Igual no me canso de contarlo, una y otra vez, hasta tener la oportunidad de repetirlo. (Lo dicho,#Summer #Mallorca).



martes, 13 de agosto de 2013

Mi Top Ten en el Museo del Prado

Es una opinión. Además, una opinión de una chica que siempre ha odiado el arte, (o eso dice), y que no entiende nada. Pero nada. Distingue entre el verde manzana, verde botella o verde esperanza. Pero no mucho más. Ni sabe cuándo se han dado los brochazos hacia arriba o hacia abajo, ni siquiera si los brochazos sólo se dan cuando se pintan las paredes de casa. Supone, eso sí, que la luz se consigue dando blanco. Pero igual estoy diciendo una burrada. Esa chica soy yo; vaya todo esto por delante.

La semana pasada tuve la valentía, por no decir decencia, de visitar el Museo del Prado por primera vez. Ya soy un poco más madrileña. La verdad que era vergonzoso haber entrado en muchos más museos en las otras tres ciudades en las que he vivido que en la propia. Una visita rápida, aprovechando que ahora la entrada es gratuita todos los días entre las 18h y las 20h. No sé cuándo tomaron esta decisión, pero es todo un acierto. Llevo reivindicando el acceso libre al arte en propiedad de la Administración Pública desde que descubrí Londres hace varios años. Como sólo disponíamos de dos horas para llevarnos una buena impresión del museo madrileño más famoso, indagamos en varios artículos de prensa y en las propias guías de Madrid para ver qué obras eran las que merecían más la pena.

Muchas de las referencias que encontré titulaban sus elecciones con "Top Ten", "Las diez obras más destacadas", "Mis diez obras favoritas", etc. Osea, que va de diez, no de cinco como suelo hacer yo. Para no desentonar, y sin ánimo de que mis comentarios sean seguidos por ninguno de vosotros si os decidís con la visita, (repito, soy nula para el arte), yo también os voy a dar "Mi Top Ten".

Para su elaboración, he seguido un sólo criterio, simple: aquellas obras que no me esperaba o que desconocía incluso y que me causaron un "¡Oh, me gusta, la colgaría en mi pinacoteca personal!" (porque yo, en la casa de mi cabeza tengo hasta pinacoteca). Muchas obras las conoces porque las has visto desde que tuviste entre manos un libro de colegio, pero otras, no sé por qué, ni las conocía ni las esperaba. Algunas ya te las sabes de memoria, de tanto estudiarlas; otras eran, hasta la semana pasada, desconocidas. Y que conste, me sentaba delante de las obras para admirarlas de verdad, no porque el dolor que tenía en el tobillo izquierdo me estaba matando y podía acabar a patadas con cualquier obra. De la misma forma que podía haber acabado:

a) Con la japonesa o china, (no sé, asiática fijo) que no paraba de disparar con su reflex de última generación un flash que me hacía daño hasta a mí, que soy doña "espera que hacemos una foto". Tuvieron que llamarle la atención tres veces, que fui a contárselo cual niña de parvulario a la vigilante para que la echase del museo y me diese a mi su cámara. La necesito.


b) Con las dos amigas que no tienen otra cosa que hacer que dar golpes con un cuaderno a las obras para señalar lo que quieren destacar. Que digo yo, haces lo mismo con el dedo y apuntando bien. Sin tocar. No 
machacando con los papeles la pintura.

c) El hombre que, no pudiendo más del cansancio (entiendo), ve una mesa que podría tener cientos de años y decide que le viene muy bien para apoyar su mochila y él mismo, como el que descansa en la barra de un bar, con cara de alegría. Poco más y se sienta a merendar en ella. Lo del cordón de seguridad y el cartel explicativo de la obra lo debió pasar por alto. La vigilante, creedme, no daba crédito.
 Yo tampoco.

Vamos desde la última elección de mi "Top Ten" a la primera. Igual, me preguntáis en dos meses y os doy uno completamente diferente:

10. La actriz María Guerrero como "Doña Inés" de Madrazo (1891). Sala 63: cuando los que me preguntaron por las obras que más me gustaron de mi visita conocieron la respuesta, llegaron a una conclusión: eres una lúgubre, ¿tienes raíces gallegas verdad? Pues eso, podrá parecer rara mi elección, pero si hubo un retrato que me impactó fue éste. Por el blanco inmaculado del hábito, por ese pompón en la frente de la actriz que parecía tener relieve y por su dulce expresión contrastada con la rotundidad de los colores y de la propia composición.

9. El Dios Marte de Velázquez (1638). Sala 15A: por ser un Dios diferente, ni guerrero ni triunfante.


        

7. Un chiquillo sentado de Víctor Manzano (1859). Sala 63B.

8. Paisaje de El Pardo al disiparse la niebla de Antonio Muñoz Degrain (1866). Sala 63A.


6. Las tres gracias de Rubens (1630-1635). Sala 29: eran las tres diosas nacidas de los amores de Zeus, componentes del séquito de Afrodita. Representan el amor, la belleza, la sexualidad, etc. Una de las obras que más me apetecía ver, quizás porque es de las pocas que con tanto color y luz que me gustaron. O quizás, simplemente, por su naturalidad.
 


5. La rendición de Breda / Las Lanzas de Velázquez (1635). Sala 9A: este es el cuadro que, por encima de todos, podría dibujar con los ojos cerrados. Haría un "Ecce  Homo" igual que el más famoso del mundo en la localidad de Borja, está claro, pero todos conocemos la obra de memoria. Dicen que muestra más el inicio de la paz que el fin de la guerra porque Velázquez pone más énfasis en ello, dejando las escenas bélicas al fondo y sin protagonismo. Eso sí, la monarquía hispánica parece hasta buena y clemente. No se lo cree nadie.

4. Las Meninas / La Familia de Felipe IV de Velázquez, (1656). Sala 12: el cuadro más famoso de Velázquez me sorprendió, no porque no lo conozca de sobra, sino porque me esperaba la misma decepción que el día que vi La Mona Lisa en el Louvre. Un tamaño DIN-A4 de nada. Esto es un señor cuadro. Así, sí. Lo del uso de la perspectiva, la plasmación de la luz o su representación de una escena cotidiana me lo tuvieron que contar; porque de eso, ya lo sabéis, no entiendo. 




3. Duelo a garrotazos de Goya (1820 - 1823). Sala 67: de las catorce escenas que encontraron en la Casa del Sordo y  que componen Las Pinturas negras de Goya, me quedo con ésta. Y eso que iba buscando otra.


2. Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga de Antonio Gisbert Pérez (1888). Sala 61A: el cuadro es enorme y los fusilamientos son algo que me gusta pensar nunca más se darán, con o sin juicio previo. Los trajes de los protagonistas bien planchados, impecables; con ese estilo de mediados del siglo XIX que tanto me gusta. Algunos aguantan estoicos, otros se derrumban y alguno hay que se aferra al compañero. De fondo, el mar algo enfadado, tampoco le gusta lo que ve.

1. Doña Juana La Loca ante el sepulcro de su esposo de Francisco Padrilla (1877). Sala 61: la obra cumbre del pintor y, para mí, de todas las que disfruté en el museo. Se lleva el premio. Pradilla realizó varios cuadros con Doña Juana de protagonista, pero en esta obra, en la que acompaña el cadáver de su esposo desde Miraflores a Granada, domina completamente la escena. Su cara lo dice todo y nada. Tremenda.

*Todas las fotografías son de Museo del Prado.

lunes, 12 de agosto de 2013

El huerto de Margarita


He vuelto, o no. Una larga ausencia; o presencia, pero no aquí. Terminar el mes de junio sin volverme loca fue difícil, pero julio fue aún peor. Esto de llegar a mitad de año revoluciona a la población, no me preguntéis por qué; cuando todos deberían estar saliendo hacia la playa. O al menos, pensando en ello. Sentarme a escribir me daba pereza. No quería ordenadores. Y los planes con el calor, aunque sean caseros, se multiplican. Por eso os digo que no he estado ausente, sino que simplemente dejé el ordenador a un lado. Ideas muchas, como siempre. Y organizar mi agenda con las tareas pendientes siguió siendo la compañía por excelencia de mi café mañanero. Pero teclear para contaros cosas no era uno de esos planes que apetecen.

No es que desapareciese, sino que me escapé al norte de España cinco días para desconectar. La mala conexión telefónica te lo permite. Limitas el ritmo, dejas de organizarte para ir la gimnasio, desayunas sin prisas y la agenda la llevas, para guardarla en el cajón. Y tampoco son unas vacaciones enormes las que tengo este verano, pero se agradecen. Como se agradece perderse durante un rato en el Huerto de Margarita y sus hermanas en Vigo, (Galicia). Días para comer bajo un magnolio, para hartarse de empanadas con pan de maíz y de la casera de ella, de Margarita, tremenda. De marisco, de tomates de verdad, de no hacer nada; ni siquiera pensar en lo que llevas puesto. De pijamas, chanclas y una sudadera que, por la noche, refresca. De probar las fresas de ese huerto que, por cierto, son exquisitas. 

miércoles, 19 de junio de 2013

Las pinturas de Sorolla ahora se bailan


Ni soy una entendida de la danza y las artes escénicas en general ni lo pretendo. Sirva ello como premisa. Un amigo de estos que lo son desde siempre, por eso de que tu madre trabajó hace tiempo con su padre y se llevan bien, estudió diez años en el Conservatorio Nacional para trabajar en lo que le gusta. Algo que no todos somos capaces de hacer. Diez años y una dedicación casi exclusiva. 

Sorolla es la nueva propuesta del Ballet Nacional de España que, desde el 12 de este mes y hasta el próximo día 30, recorre la geografía española a través de la pintura y la danza. Dentro de la colección Visión de España que el pintor valenciano preparó por encargo de la Hispanic Society de Nueva York en 1911, la obra nos lleva por las danzas más significativas del folclore de nuestra tierra. Con una puesta en escena llena de color, gracias a la inestimable colaboración de Franco Dragone (fundador del Cirque du Soleil), los bailarines son los protagonistas de las catorce pinturas con las que Joaquín Sorolla compuso esa Visión de España. En palabras del director, Antonio Najarro, se trata de "aunar la grandeza de nuestra danza y la obra del pintor, celebrando así el 150 Aniversario del nacimiento de Sorolla y el 35 Aniversario del Ballet Nacional de España".

Los figurines los pone Nicolas Vaudelet y la música Juan José Colomer con el zapateado de Paco de Lucía. Los bailarines salen de los cuadros con ganas, gracias a la apertura de una de las solistas, para quedarse durante casi dos horas con nosotros. Una mezcla de estilos en el escenario que es propia de ese carácter español que tenemos. Como la fuerza y la pasión. La luz y la alegría que decae, en algún momento, en favor de la solemnidad propia de nuestra Semana Santa. Son varias mis partes favoritas, que dicho en cuadros de Joaquín Sorolla, serían: Navarra. El Concejo RoncalSevilla: El baile, Galicia: La romeríaValencia: Las grupas,Andalucía: El encierro y Sevilla. Semana Santa: Los nazarenos, porque no me lo esperaba.  





Para más información (incluye fotografías y vídeos de los ensayos): Página oficial Ballet Nacional de España .
Precio de la entrada 24€. Puede comprarse en la propia página del BNE o pinchando aquí. Actuaciones todos los días, exceptuando lunes y sábado 22 de junio, a las 20:00horas.
Matadero de Madrid. Fotografías BNE.

domingo, 16 de junio de 2013

Cottage para Isabelita

Esta vez fue en Londres. Pasé por Madrid unos días y me preparé un estuche de tela que me regaló mi madre, de los que utilizaba cuando era (más) joven, con todos los materiales que necesitaba para bordar. Me apetecía el salón de mi tía Isabelita. Vi un par de casas de estilo, precisamente, inglés y quedaban genial si cerraba los ojos y las ponía en su pared. Hoy, por casualidad, cumple una cifra redonda. Y aquí están. Ver bordados aquí. Si alguna se anima, pedidme los esquemas mediante comentario.

jueves, 9 de mayo de 2013

Un Newsletter renovado

Según mi becario, José Luis, que ni fue mío ni ya es becario, mi Newsletter semanal constituye actividad delictiva, no por su contenido (que os aseguro también), sino por no proceder a su publicación. Yo, muy abogada a veces, creo que es mejor que ciertas opiniones que en él comento se queden entre el pequeño y selecto grupo que, cada miércoles, yo llamo Mis queridas lectoras. Pero él insiste. Y ese pequeño y selecto grupo se va haciendo más grande por momentos. Es por eso que he decidido dejar en este blog su versión edulcorada. Para no engordar. Y porque no quiero ser una abogada de verdad para defenderme a mí misma. 

Del renovado Newsletter existen tres números, lo inauguré el mes pasado. Pero en realidad, es una tradición que se remonta un año atrás cuando, de forma indiscriminada, la revista Hola decidió causarme mi primer shock. Comenzó siendo un boletín para mis compañeras de trabajo donde comentábamos los cinco puntos a destacar del número semanal de la citada revista. De la forma que creíamos conveniente, tras un café y sin pelos en la lengua. Si se exponen ellas, que lleven las consecuencias con humor. De ahí, que lo envíe los miércoles, el día que sale cada número.

Hola.com
Esta semana el tema central eran las bodas. Llega la primavera y se inaugura la temporada oficial de eventos religiosos: bodas, bautizos, comuniones. Porque, seamos sinceros, para estas celebraciones se llevan más los tonos claros e inocentes. Y estos, van mejor con el sol y el buen tiempo. Las bodas que nos cuenta la revista en este número son varias, entre ellas, la del hijo de Carmen Tello, que otra cosa no, pero aburrida es un rato. Estoy de acuerdo con el estilo tradicional, o al menos preservar un mínimo, pero no con lo soso. Y ésta no me llama ni para colarme ni para animarla. Él viste de soldadito de plomo y ella (yo creo) pasaba por ahí. Si la hubiesen pixelado la cara, lo mismo nos transmitiría. Una cara completamente diferente a la de Irina Shayk en la sección de moda de la revista. Una ha de tener un poco de teatralidad cuando desfila, y si lo haces de novia, meterse en ese papel, y no en la de lo contrario. Otra boda en la que me he quedado de piedra es esa a la que acude SC con un vestido azul bebé con flecos que le hace un flaco favor. Voluminosa la veo por todas partes. Una compañera está convencida de que sólo es el vestido. 


Y, por último, un breve resumen con los comentarios a la coronación de Máxima Zorreguieta como consorte de Holanda, que la que parecía heredaba la corona era ella y no su Señor Esposo. Las tres niñas que tienen me hacen mucha gracia, pero yo me voy a cualquier sección de El Corte Inglés con ellas y las saco más favorecidas. Mette-Marit parece, y lo siento, una monja que aún no ha salido del armario. No sabía yo que un vestido de Valentino podía deslucirse tanto. Nuestra Letizia está obsesionada con el encaje, no sé si sabe que, alguna vez, puede dejarlo sólo para una ropa más escondida. Y mejor de negro que de gris. El vestido nude de Victoria de Suecia, con los zapatos dorados incluidos, me ha gustado mucho. (Dexter, de bolso, no tanto). Pero si me quedo con alguien, aún a pesar de que le hubiese arrancado ese collar de cuatro kilos que decidió llevar, es la Jequesa de Qatar. ¡Letizia, aprende!
Hola.com

Pajarita Scalpers / Corbata UnaBodaOriginal
En la sección de TENDENCIAS (ONLY FOR IT-GIRLS&BOYS), para seguir con la temática del día, sugiero una cartera de día y otra de noche para las invitadas, mientras que para ellos me quedo con el complemento estrella, corbata para el día y pajarita la noche.







Elle.com
Para la sección HANDMADE (CRAFTY, COOKING & DIY), soy partidaria de ir a los eventos con el pelo recogido, incluidas las bodas. Más que nada por el calor que te entra cuando decides luchar en la conquista de la pista de baile. O ir con el pelo suelto y ser capaz de apañarte algo rápido durante la celebración. Obviamente, sé lo que estáis pensando, y lo confirmo: no peinado por mí, sino por otra. Tenéis toda la razón. Mi prima Andrea o mi tía Pilar, por ejemplo. A la peluquera no la quiero ver ni de lejos, desde que hace un par de años me hizo llorar con lo que se suponían “eran las puntas”. Ni que cobrase por angustias provocadas a sus clientas. Una idea, por ejemplo, es hacerte una trenza, que es tendencia. Y si no, asegurarte de que tu vecina sí que aprende cómo hacerlas y que tiene libre justo las dos horas antes de tu evento. Un café, algo dulce y la convences.


En PLANNING (FLYING AROUND THE WORLD) sugiero tres hoteles para parejas que yo tengo apuntados como los “o mi novio me lleva a uno de estos algún día o no habrá un Sí en la pedida”. Son el Riad Abracadabra en Marrakech, el Termal Burgo de Osma en Soria y el Hotel Danieli en Venecia.

Y mi última sección, al igual que en las propias revistas: HORÓSCOPO (CON FE CIEGA). Estos días he cambiado mis lecturas, libros por revistas. Así que, si os soy sincera, no tengo mucha idea de lo que los astros nos deparará estos días. Lo único que os digo es que (creo) que la meteorología nos anima a que demos un impulso a nuestra vida social de “Terracitas”. Los que tienen pareja que se olviden de ella y salgan con sus amigas/amigos a cotillear. Ellos también cotillean, que lo sé yo. Es deporte nacional. Los que están solteros que prohíban a los emparejados a salir con “eso”, la pareja. ¡Qué manía tiene la gente de casarse!

jueves, 2 de mayo de 2013

Color en el Festival de Cine de Málaga



Estamos deseando que llegue la primavera de verdad. Esa que da entrada al verano, no la que nos obliga a sacar el paraguas. Y no por quitarnos el abrigo, que eso ya lo hicimos hace unas semanas, y aún a pesar de que parece que ha vuelto el frío, nos negamos a llevarlo de nuevo. Es, simplemente, por cambiar de colores. Nunca pensé que lo diría, pero estoy cansada del negro, del verde militar, del azul marino o del marrón chocolate. De mi blanco nada favorecedor en la piel y de mis manos moradas. ¡Quiero luz, tonos alegres y ver que mis mofletes han sido tocados por el Sol!

A falta de mi repaso a lo visto en varios festivales de cine desde que me fui a Londres, no voy a intentar empezar por el primero de ellos, pero sí por el más cercano a esa primavera de verdad. Y abandono todo elogio a las que vistieron de oscuro. Luz, luz, luz. Y no podía ser de otra forma, porque bajamos al sur de España. Las triunfadoras del Festival de Cine de Málaga en esta edición de 2013 fueron "15 Años y Una Vida" de Gracia Querejeta, como Mejor Largometraje, y "Ayer no termina nunca" de Isabel Coixet, como Premio Especial del Jurado.

Sin embargo, para nosotros (que no hemos visto ninguna de los filmes premiados) las triunfadoras se quedaron en la alfombra roja. Si me tengo que quedar con alguna, sin duda, con Juana Acosta. Creo que acertó, mejor o peor, en cada uno de sus paseos por el photocall, aunque yo elijo su Deep Waves en la Ceremonia de Clausura. Escogió el 
amarillo en varias ocasiones, en ésta y en la que decidió lanzarse a enseñar piernas con un short negro y subida en unos stilettos imposibles para la que escribe. Pero lo que me gusta de verdad es su corsé peplum. Amarillo, por supuesto. Y Toni Acosta, con su escote halter en tangerine naranja, color Pantone del año pasado, cortesía de Roberto Torreta.

En esta gama de amarillos-naranjas se situaron mis favoritas, salvo algunas excepciones. Es por eso que, más que con vestidos puntuales, me quedo con esos colores. Desde el naranja de Megan Montaner por Blumarine, hasta el tono más fuerte de María Estévez con su Pedro del Hierro.




Fuera de ese rango, cuatro a destacar: Kirá Miró y su Giorgo Armani, más quizás por su maquillaje y su escote, que me encantó. Y eso que viste de oscuro. Marc Clotet, para mí, el más elegante del género masculino; y Ana Fernández, que aún a pesar de coincidir con Ingrid Rubio en la elección de su Miguel Palacio para Hoss Intropia, la veo muy favorecida. Y de nuevo, me encanta el escote. Acertó en dos ocasiones, ésta y con su vestido tail hem nude diseñado por Amaya Arzuaga

martes, 23 de abril de 2013

Mis libros de £2

Para el Día del Libro de este año, que es hoy, 23 de abril de 2013, os presento mis nuevos amigos. Se incorporaron a mi estantería más o menos en febrero, cuando nos conocimos en una librería de Oxford con todos los volúmenes a £2.Me acompañaba mi hermano Mario, quien aguantó que yo terminase mi elección. ¡Feliz día del Libro!

Mansfield Park (Jane Austen, 1814)
Northanger Abbey (Jane Austen, 1817)
Mrs. Dalloway (Virgina Woolf, 1925)
The Jewish Princess Cookbook (Georgie Tarn & Tracey Fine, 2006)
Grandma's Recipe Treats (Flame Tree Publishing, 2011)

miércoles, 10 de abril de 2013

Tío Quique

Aunque ya te he felicitado, gracias a la tecnología, te guardo ese tirón de orejas para cuando te vea, que es pronto. Ya sabes dónde estaba tarde, calentándome como podía en Portobello Road. Y la foto también la conoces. Aún así, otra vez, ¡muchisísimas felicidades! (Tu equipo casi te deja sin su regalo, ¡qué desastre!)

domingo, 7 de abril de 2013

Otro domingo revenga

Empiezo por el final. Para la noche, The Losers (USA, 2010). Una película de acción basada en la novela gráfica de Andy Diggle. The Losers son un equipo de agentes de élite de las Fuerzas Especiales Norteamericanas dirigido por Clay (Jeffrey Dean Morgan, uno que se parece a Javier Bardem) y formado por Pooch (Columbus Short), Jensen (Chris Evans, con un pelo y unas gafas de sol que no tienen desperdicio, y no seré yo quien critique precisamente este tipo de cosas), Cougar (nuestro Óscar Jaenada, que no se lo debió pasar nada mal) y Roque (Idris Elba). Son enviados en misión especial a Bolivia, para conseguir acabar con un mafioso y, como siempre, el gobierno estadounidense tiene otros planes que no les cuenta, e intenta matarlos. Cuatro años después, Aisha (Zoe Saldana es el bombón de la cinta) les arrastra a recuperar su lugar en ese país que les había engañado. Es corta y entretiene. (Ver trailer aquí).

Ponerte al día. Es decir, conseguir el primer capítulo de la tercera temporada de Juego de Tronos (Game of Thrones), pedir silencio durante el visionado y asediar a tu hermano con un cuestionario posterior. Porque recuerdas, pero no ubicas. Me niego a leer los libros por miedo a que estropeen la serie de televisión, que de por sí, es fantástica. Dos temporadas con diez capítulos cada una. Eso es todo. Ahora arranca el primero de la tercera. Los maestros de la HBO seguro sabrán hacerlo.

Navegar por la página de shopping online Asos. Moda para mujer y hombre, de diseño actual y sin gastos de envío; lo que me convence. La calidad la desconozco, no de las conocidas marcas que comercializa, sino de la propia. Por eso os animo a mirarla, que compréis y me contéis. Más que nada, porque además de llegar la primavera (o eso dicen), y de ser un domingo revenga, no tengo una tarjeta ilimitada y me he propuesto no pasarme. Así que, con mirar me vale. Y mirar a través de una pantalla, porque si voy a la tienda, acaba pasando la tarjeta de crédito.

Ver la película Más fuerte que su destino (Dangerous Beauty, USA 1998) con tu madre en el salón. Bajo una manta, con galletas y café. En la pantalla una magnífica Catherine McCormack en la Venecia del siglo XVI, donde las cortesanas (entre las que se encuentra ella) disfrutan de una vida plagada de privilegios y alabanzas: son poetisas, componen música y visten (que no pagan) preciosos vestidos. Incluso, se atreven a discutir asuntos de Estado, si es que antes no han conseguido convencer en la cama al hombre que gobierna. Porque de puertas para adentro ellas son las reinas.

Veronica Franco (Catherine McCormack) se ve obligada a esta vida de ilusión tras el desamor causado por Marco Venier (Rufus Sewell), de una clase social superior. Un noble arruinado que, aún a pesar de parecer enamorado (de esta gente no te puedes fiar nunca), se debe a su familia. Veronica decide endurecer su corazón, no entregarlo jamás a ningún hombre y cruzarse en el camino de Marco. Sin querer. Guapa, inteligente e irreverente. Se convierte en la mejor cortesana de Italia, con fama europea. Y ahí viene ese amor idealista con el que todas soñamos. Una historia real recogida en la novela de Margaret Rosenthal y llevada al cine en este drama cinematográfico. Un colaborador estupendo, por cierto: Oliver Platt. Porque la Inquisición Española también es personaje en la cinta. (Ver trailer aquí).


Foto: GQ Magazine

Ver la Gala de los Oscar de este año con retraso y en pequeños vídeos. Gracias a Youtube. Y a que ya no necesito los subtítulos tanto como antes. Nunca es tarde. Para verla o para darte cuenta de que te estás enamorando de Christoph Waltz, como actor, ya os comentaré como persona. Cuando vaya yo a recoger mi Oscar, por supuesto.

jueves, 4 de abril de 2013

Sir (National Treasure) Michael Caine

Foto: David Bailey.


"So, there I go, some kid that starts out a rebel, I end up hanging in a Museum".


Michael Caine en la exhibición que tiene lugar este mes en el Museum of London para celebrar su 80 cumpleaños. Tratado de Tesoro Nacional, aseguran que él fue el primero en llevar un auténtico acento británico a Hollywood. Un recorrido rápido por fotografías inéditas de David Bailey y Terry O'Neill. Tenéis hasta el día 14 de Julio. Su entrada, afortunadamente, gratis.

(Más información, pinchad aquí)

lunes, 1 de abril de 2013

Siete tesoros en Londres

El número de la semana pasada de la revista londinense Time Out, esa especie de agenda  gratuita para planear qué hacer en los próximos días y que me encanta, resume en siete objetos la capital británica.

Abrumados por la cantidad de exposiciones que comienzan este mes y por la tan esperada Semana Santa, (que nos ha dado cuatro días de libertad), Time Out asegura que el British Museum fue visitado por 5,6 millones de personas el año pasado. Y no precisamente por sus exposiciones temporales, sino por los tesoros permanentes que de forma gratuita nos dejan disfrutar. Porque si algo me gusta en Londres, son sus museos gratuitos.

Desde que llegué a la ciudad hace tres meses, os he intentado mostrar algunos de esos tesoros. En mi opinión, por supuesto. Para Time Out, esos tesoros serían:

1. Guy The Gorilla (Natural History Museum).
2. Palace of Pills (Science Museum).
3. Ellen Terry as Lady Machbeth (Tate Britain).
4. The New Bedford (V&A Museum).
5. The Ambassadors (National Gallery).
6. Leather Resuscitator (Wellcome Collection).7. Londinium Plaque (Museum of London).

A falta de ver ese número 5 en la National Gallery, que me queda pendiente, yo tengo mi particular Top 7, (aunque soy consciente de que me queda y quedará mucho por ver). Ya os dí los dos primeros: Jewelled Revolver & Tiffany Revolver (Tower of London), Box in the shape of an egg (V&A Museum). Y prometo contaros los cinco siguientes. Por ejemplo, La Sala de los Minerales en el National History Museum.


Situada en la Zona Verde (Green Zone) del Museo, esta galería articulada a través de sus columnas guarda el diseño original del arquitecto Alfred Waterhouse, preservando grandes colecciones de minerales, como la del famoso Sir Arthur Russell, quien donó más de 12.500 piezas a su muerte en 1964. Para pasar un largo rato.


jueves, 28 de marzo de 2013

Bank of England


Aunque no tiene mucho que ver y su edificio vecino, The Royal Exchange, te llama más la atención; yo aprendí dos cosas en mi visita al Bank of England Museum que os voy a contar.

La primera es que, a pesar de que el monopolio de todos y cada uno de los billetes de este país corresponde a la Reina Isabel II, otras personalidades le han robado ese protagonismo en algún momento de la historia. Otra cosa no, pero los ingleses están muy orgullosos de su aportación al mundo. Han merecido ese honor:

Sir John Houblon, (Primer Gobernador de Bank of England).

Adam Smith, (economista y filósofo escocés, uno de los mayores exponentes de la Economía Clásica).

Charles Darwin, (naturalista inglés, autor de "El origen de las especies").

Elizabeth Fry(conocida como "El Ángel de las prisiones", con una labor filantrópica enorme).

Sir Edward Elgar, (compositor inglés).

Charles Dickens, (uno de los novelistas ingleses más conocidos de la literatura universal).

Michael Faraday, (físico y químico británico, considerado el verdadero fundador del electromagnetismo).


George Stephenson, (ingeniero mecánico y civil británico que construyó la primera línea ferroviaria pública del mundo utilizando locomotoras de vapor).

Y la segunda es que he conseguido entender los dibujos acuñados en las monedas. Todas se parecían, pero no lograba encontrarles un sentido. Aquí está: