lunes, 11 de noviembre de 2013

Nuestro segundo Día del Veterano

Sí, es ya el segundo. Hace un par de años vivimos nuestro primer Veterans Day (Día del Veterano) en Nueva York, pasándolo por encima. Nos interesaron mucho más las compras en Macy's. Esta vez nos lo hemos tomado en serio. Dejamos para hoy, con toda nuestra intención, nuestra visita al Cementerio de Arlington.

Nos hemos puesto a caminar sin parar. A todas las preguntas a las que nos ha sometido el ejército norteamericano hemos dicho que sí, por supuesto. Y así, como quien pasea por allí todos los días, nos hemos metido (sin saberlo) en la película del día. Porque en este país todo se hace a modo cinematográfico, si no, no saben. A otras cosas también hemos dedicado el día, pero no todas las semanas se tiene a Barack Obama a veinte filas por delante. Y a todo su servicio secreto viéndote (fijo) cualquier agujero que puedas tener en las bragas. Os dejamos el principio.




domingo, 10 de noviembre de 2013

El día de los Memoriales

Después de superar el Trivial que nos hemos impuesto esta tarde, y que ya nos ha metido en una espiral de retos que (aún) continúa; os confesamos que en este país ha muerto mucha gente. Y a la mitad hay que honrarla con un Memorial. Casi todos ellos a base de pedra y agua. Enormes, que aquí no entienden de tallas pequeñas. Hemos dedicado la mayor parte de nuestra mañana a ellos. La tarde a descansar.

Un café puertoriqueño rico y dos tartas más sobre las que opinar (cheesecake y carrot cake free gluten del que se ha convertido uno de los cafés favoritos de Mario: Tryst). Cansancio físico ninguno, psíquico sí, que de ese nos faltaba.

1. Sacar en la servilleta los cincuenta estados de Estados Unidos, (que para Mario, eran cincuenta y tres).
2. Para Marie Nina la diecinueve Comunidades Autónomas de España.

Y después, la emoción:
3. Los países de Sudamérica y sus capitales.
4. Los países de Europa y sus capitales.

Para África no había valentía.

5. Descarga directa de una aplicación para Ipad

Descontrol. Se nos olvidaba hsata cenar. Y entonces, el resumen del día.


sábado, 9 de noviembre de 2013

El primer minuto informativo

Catorce kilómetros, comida griega, dos cafés por la tarde y medio abecedario de calles después, (sí, la originalidad reina en Washington DC, números y letras para ubicarse), hemos conseguido editar el primer minuto informativo.

Chicos, ¡pies en alto! ¡Y agua con sal!




Un reflejo para felicitar

Porque no se nos puede olvidar que hoy es el día de veintiocho años de una promesa que continúa y de la que nosotros, si os fijáis, somos el reflejo. Desde la que dicen la capital del mundo: Mamá, Papá: ¡feliz aniversario!



La llegada en conexión

Los nervios acumulados iban desapareciendo según conseguíamos pasar los tres puntos de control que nos esperaban en JFK Airport

1. Inmigración. Ni un alma.
2. Aduana. Un señor poco amable con nosotros !y con mi maleta!
3. Express Connection. Punto de seguridad que no era para nosotros pero que utilizamos gracias a la seguridad de ese "Perdón, somos conexión express a Washington, ¿es por aquí no?" No, pero nadie mostró oposición.

De la Puerta S-46 pasábamos a la Puerta 31-D, al fondo, junto a los pasajeros de Cleveland e Indianapolis. No nos extraña que Kevin McCallister se confundiese de vuelo en Sólo en Casa 2. Y gracias que se equivocó. Tuvimos película.

Nosotros embarcamos bien. Hemos viajado en confianza. Tanto que casi me toca llevar a la azafata en brazos. Menos mal que era asiática y ocupaba poco. A mi lado, el lavabo. No sabéis la cantidad de cantos que tienen los pajaritos masculinos. Todos los tonos he podido oír. Y, por fin, en nuestra primera parada: Ronald Reagan Airport.


Receta para un ensayo

Un viaje. Siempre es un viaje lo que me hace sentarme delante del ordenador para volver a escribir. Luego me engancho y sigo un tiempo, a veces mucho, y otras, apenas unas semanas. Vamos a ver si volvemos a darle un empujón con esta receta que os traigo.


Cuando metes un bizcocho en el horno no sabes si subirá bien, si se quemará por debajo o saldrá perfecto. Y de esto voy sabiendo más, estoy cada día más enganchada a la cocina. Tengo un pinche de excepción, Mario. O quizás le toca a él ser el chef principal, ¡quién sabe! Os copio la receta, no sin antes advertiros que está incompleta. Estamos experimentando, iremos añadiendo ingredientes, pasos a seguir o trucos caseros que lo harán único. Sólo espero que disfrutéis de la cocina como nosotros, que consigamos haceros llegar un poco de azúcar a vuestros días. Que se necesita, ¿o no?


Ingredientes: 6 capítulos de Revolution, 4 capítulos de How I met your mother, 1 capítulo de Boardwalk Empire, la quinta temporada de Breaking Bad y una película de Woody Allen, selección de cocina standard y cocina baja en calorías en el vuelo, dos maletas (con otras dos de mano en su interior), una mochila, un bolso, dos cámaras fotográficas, dos Ipad, pasaportes, dos sonrisas, vuelo en conexión, antifaz, bizcocho casero, una botella de vino y jamón ibérico para los que nos esperan, reservas y visitas programadas.

Banda Sonora: Live Your Life (Mika), When I'm gone (Anna Kendrick), You've Got the Love (Florence and the Machines), Mirrors (Justin Timberlake), Can't Hold Us (Macklemore).

Lectura: Edgar Allan Poe y Martin Luther King (Tengo un sueño y otros discursos).


Y sí, es sólo un ensayo, Mario y yo tenemos pendiente seguir con la experiencia, pero la próxima vez hemos prometido intentar dedicar un mes a cruzar, no a subir.